Frases de amor hacia una mujer

Yo nunca creí en las películas románticas, las canciones de amor jamás hicieron aflorar en mí ningún tipo de sentimiento, en la vida me molesté en leer poesías melosas ni me dio por creer en los cuentos de hadas. Desde que te conocí a ti, mujer, escucho baladas de Luis Miguel, veo películas de Jennifer Aniston, me he convertido en un lector compulsivo de Pablo Neruda y creo más que nunca en las princesas de los cuentos.

Eres la única que sabría herir mis sentimientos como nadie, la única que posee las herramientas necesarias para destruirme por completo, un solo dedo tuyo en la llaga sería suficiente para morir en vida, y es que solo tú tienes la llave de mi corazón, pudiendo abrir y cerrar su candado a tu antojo. Mi gran fortuna, por tanto, es que me ames tanto o menos de lo que soy capaz de amarte yo a ti.

Si Dios no te hubiera hecho tan bella, seguiría muriendo de amor por ti, si tu cuerpo no significara el perfecto equilibrio, seguiría sintiendo celos de todo aquel que anduviera en tu cercanía, si tu sonrisa no iluminara mi rostro cada día, lo seguiría haciendo tu compañía, si te marcharas de mi lado, mi vida se acabaría con la misma rapidez de un suspiro.

Me has enseñado a amar sin miramientos, cada vez que tus labios me besan, me teletransportan a un universo paralelo, cuando me abrazas siento morir en tu presencia, has sido tú la única que me ha enseñado a amar con verdadera pasión e intensidad, porque tú y solo tú eres la responsable de darle sentido a mi existencia.

Si el destino originó nuestro encuentro, quien solo yo para apartarme del camino, si el destino quiso que te amara con todo el fulgor de mi corazón, quien soy yo para llevarle la contraria, si el destino quiso que al fin encontrara la tan ansiada felicidad, quien soy yo para darle la espalda.

This entry was posted in Amor. Bookmark the permalink.