Frases de amor largas


He hecho muchas cosas mal a lo largo de mi vida, y sé que he tomado muchas decisiones equivocadas. A veces ha sido por desconocimiento, otras por mala voluntad, pero quiero que sepas que nunca, nunca, me he arrepentido de estar contigo. Contigo, todo lo malo que pueda pasar queda en segundo plano, y todo lo bueno brilla más.

Durante el tiempo que llevamos juntos he aprendido mucho. Me has enseñado a querer, y, lo que es más importante, a ser querida. Me has enseñado a saber comprenderte, y, con ello, a comprenderme mejor a mi misma. Me has hecho ver la importancia de sonreír, de afrontar los problemas con risa y optimismo, me has ayudado a ver lo importante de la vida en cada caricia tuya y cada detalle. Por encima de todo, me quiero porque eres mi maestro en las cosas más importantes.

Hoy deseo decirte que te quiero y siempre te querré. Por encima del deseo físico, por encima de lo atractivo que me puedas resultar, está lo que he aprendido a ver en ti: a una persona maravillosa, a una que sé que no me fallará y a la que temo decepcionar por encima de cualquier cosa. Tan sólo me arrepiento de no haberte encontrado antes, porque, al mirar atrás, todo el tiempo que pasé sin ti me parece vacío de significado.

Cuando la vida parecía no contener cosas buenas, allí estuviste tú, ayudándome a sobrellevarlo. Si no hubiera sido por ti todo me hubiera resultado más difícil, pero conseguiste que los golpes más duros se sobrellevasen sin dificultad y que las cargas más pesadas se hiciesen ligeras. Por todo ello te digo ahora que te quiero, te amo y te adoro: tú eres, para mí, una de las razones de peso para vivir la vida acompañado.

Cuando me levanto por las mañanas te veo a mi lado, a veces antes de que te despiertes, y siento la felicidad más grande que nunca he conocido. Si no estuvieras tú me faltaría algo que no sé cómo podría encontrar: tú me completas, y en ti encuentro felicidad.

This entry was posted in Amor. Bookmark the permalink.