Mensajes para pedir perdón

No imaginas cuánto siento lo que pasó, debes saber que me siento atrapado por mi error y quisiera poder volver atrás para conseguir tu perdón.

Por favor, perdóname, te aseguro que he entendido mi error, mi falta, mi torpeza. El dolor que ahora siento es señal de que aprendí de la experiencia.

Si supieras cuánto significas para mí no dudarías en darme tu perdón, la vida nos ha unido con un mismo fin y deberíamos aprovechar nuestra ocasión.

Perdón, perdón, perdón, no me cansaré de repetirlo, así de amplio es mi dolor. Te pido disculpas desde la más absoluta sinceridad esperando que recuerdes la belleza y la grandeza de nuestra incomparable amistad.

Recupero la cordura tras unos momentos difíciles y me doy cuenta de que te arrastré en mi locura sin imponerme unos límites. Ahora tomo conciencia y vuelvo atrás para pedir tu clemencia y apelar a tu bondad.

Te pido disculpas por mi incredulidad, por ser caprichoso, por no creer en ti. Ahora solo quiero tu perdón, tu comprensión y tu liberación, ahora solo quiero que tú seas feliz.

Necesito tu perdon para seguir viviendo porque el daño que te hice me preocupa, me duele, me altera y me está consumiendo. Cometí un grave error que ya no podré subsanar pero si me perdonas y lo olvidamos quizá podamos volver a empezar.

Me he dado cuenta, aunque no te lo creas, que he sido cruel e insensato, he sido terco y obstinado. Estoy aprendiendo cada día de mis errores y consiguiendo superar todas mis contradicciones. De esta menera hago un esfuerzo para pedir tu perdon y borrar esta mancha en mi corazón.

Quiero pedirte perdon aunque no sé como hacerlo, me avergüezo de mi obstinación y de mi estúpido comportamiento. Mi orgullo me provoca para guardar silencio pero el amor que te tengo se impone en la lucha por lograr tu consuelo.

Perdóname si aún me quieres porque nadie más sabe qué temes, nadie como yo te aprecia en tu locura, en tu bondad, en todas tus circunstancias, nadie sabrá nunca lo que guardamos entre nosotros y nadie podrá comprender todos nuestros logros.

Tu perdón será la llave maestra que abra de nuevo la puerta a una amistad aún no muerta.

This entry was posted in Perdón. Bookmark the permalink.